UPV



Documentación del proceso creativo de un tatuaje.

Aquí tenemos un pequeño documental sobre el proceso que se sigue a la hora de realizar un tatuaje.

Esta realizado por Marisa Moreno Rodríguez y Alejandro García Martinez (en el video esta mal escrito, una errata)

2 junio, 2017
  Comentarios

Proyecto de hibridación “En la cresta de la ola”

2 junio, 2017
  Comentarios

Reseña “Ensayo sobre la ceguera”, José Saramago.

Ensayo sobre la ceguera es un libro que me había recomendado mucha gente en el momento en el que les explicaba los libros que a mi me gustaban: que te hagan pensar y rayarte, que te muestren un conflicto o dilema extremo, una situación en la que se muestra la verdadera naturaleza del ser humano; ese tipo de libros me fascinan y esta obra de José Saramago lo clava. Nunca había leído nada de este escritor portugués a pesar de su fama, ganó el Premio Nobel en 1998, pero después de esto tengo claro que no será lo último. 
Título: Ensayo sobre la ceguera
Autor: José Saramago
Año de publicación: 1995
Género: Novela, ciencia ficción social.
Editorial: Santillana, Alfaguara
Páginas: 409
PVP: Tapa dura 20 EUR aprox., tapa blanda 10 EUR aprox.
ISBN: 978-84-204-7449-6
Adaptaciones cinematográficas: A ciegas (2008), Blindness en inglés.
Un hombre parado ante un semáforo en rojo se queda ciego súbitamente.
“En un momento rápido, lo que estaba a la vista desapareció tras los puños cerrados del hombre, como si aún quisiera retener en el interior del cerebro la última imagen recogida, una luz roja, redonda, en un semáforo.”
Es el primer caso de una <<ceguera blanca>> que se expande de manera muy rápida. Todos los afectados por esta ceguera son internados en cuarentena, pero el número de afectado es cada vez mayor y toda la ciudad acaba en la misma situación. Los ciegos tendrán que enfrentarse con lo que existe de más primitivo en la naturaleza humana: la voluntad de sobrevivir a cualquier precio.
En este recorrido seguimos es camino de siete personajes que se encuentran en el recinto de la cuarentena: el primer ciego del semáforo, su mujer, el médico oculista al que acude y tres pacientes más, además de la mujer del médico, curiosamente la única que puede ver.
Este libro es perfecto para todo tipo de lectores, tanto jóvenes como más adultos. Tiene una trama interesantísima que te mantiene enganchado todo el tiempo, yo a penas tardé dos tardes en leérmelo porque me era imposible soltarlo. Son 400 páginas, pero la letra es grande y se van pasando las páginas una tras otra sin darte cuenta.
A parte de una trama muy buena, los personajes son una maravilla. Saramago no les pone nombre, los identifica por algún complemento que tienen o su posición clave en la historia: la chica de las gafas oscuras, el viejo de la venda, el niño estrábico, etc; y sin embargo sabes perfectamente de quien esta hablando. Además todos y cada uno de ellos tiene su papel en la historia y aportan algo para reflexionar. Me han gustado muchísimo.
Los diálogos están escritos de manera peculiar, separando las frases de los personajes con comas simplemente y utilizando mayúscula detrás de estas como le da la gana: No estoy dispuesto a perder la vida para que los demás sigan aquí, llenando la barriga, Supongo que también estarás dispuesto a no comer si alguien pierde la vida para que tú comas, preguntó sarcástico el viejo de la venda negra, y el otro no respondió.” Todo el la misma frase.
Es un libro que he disfrutado muchísimo y que trata los temas de convivencia y supervivencia de una manera muy real. Los problemas que surgen en la cuarentena: la falta de alimento y energía, la manera tan despreciable con la que los militares tratan a los ciegos; los problemas cuando salen al exterior: la gente perdida sin volver a sus casa, muertos, animales suelos… Y dentro de todo esto, el papel de la mujer del médico, la única persona que puede ver.
“Por primera vez desde que entraron allí, la mujer del médico se sintió como si estuviera detrás de un microscopio observando el comportamiento de unos seres que ni siquiera podían sospechar su presencia, y esto le pareció súbitamente indigno, obsceno, No tengo derecho a mirar si los otros no me pueden mirara a mí, pensó.”
 
Puntuación: 9/10
2 junio, 2017
  Comentarios

Universidad Politécnica de Valencia